miércoles, 14 de abril de 2010

ABRIL 2010. Incio. La millonaria Maria Clara Aristegui vive atormentada por el recuerdo de la hija que le arrancaron de los brazos muchos años atrás y a la que ha buscando incansablemente sin éxito alguno. Su refugio han sido Alejandro Diazeballos, su ambicioso marido, el cual se ha inerpuesto para que la hija de la mujer aparezca y así apoderarse poco a poco de su fortuna; e Iñaki, el hijo de éste, un apuesto abogado, noble y justo, que ama a Maria Clara como si fuera su propia madre, prometiéndole constantemente que él mismo se encargará de encontrar a su hija perdida.

En un barrio extremadamente pobre, una hermosa muchacha de nombre Paloma es maltratada por la vieja Aurelia, quien la obliga a pedir limosnas en la calle, donde la bondadosa chica se gana la simpatía de la gente y tiene como cómplices a Barquillo y el Latas, dedicados a lo mismo que ella y los cuales le brindan protección pues se conocen desde que son niños. Sin embargo la suerte de Paloma no es buena pues sufre los acosos de Ramiro, un joven médico que siempre ha estado enamorado de ella y también de Mireya, otra chica que como ella está al cuidado de Aurelia y siempre ha amado a Ramiro, quien la desprecia por preferir los desprecios de la buena Paloma, quien de noche realiza estudios de enfermería y comienza a hacer guardias, prestandose estos a malos entendidos con Aurelia, quien le exige más dinero pues debido a las intrigas de Mireya cree que la muchacha en realidad se dedica a la vida fácil. Por ello Paloma se desahoga con Ramiro, quien constantemente le aconseja que huya de Aurelia, quien al final de cuentas no es nada suyo, y viva con él pues está dispuesto a darle todo lo que merece. Le habla de amor y ella insiste en rechazarlo. Ramiro la besa y cuando Gaviota sale corriendo de la clínica se topa con Iñaki, quien se asombra con su belleza y la ayuda a ponerse de pie. Ella llora y le revela tener muchos problemas y estar desesperada. Al llegar a casa, la muchacha es maltratada por Aurelia, quien la acusa de ser una golfa, mientras que Mireya se burla de la situación.

Iñaki habla con el detective Jaime Acosta, al que acusa de incompetente pues durante años no ha logrado encontrar a la hija de Maria Clara. Jaime se defiende pero no revela que está al servicio de Alejandro y este le paga muy bien para que no encuentre a la heredera de su mujer y en caso de hacerlo, la elimine. Por eso pronto el investigador propone al ambicioso marido que busquen a una chica que se acerque a la mujer y en ella esta descargue en amor que desea darle a su hija perdida. Alejandro acepta la propuesta de Jaime, quien habla con Ramiro para pedirle ayuda y éste de inmediato piensa en Paloma, a la que desea ayudar.

El latas siempre ha estado enamorado de Mireya pero la muchacha lo desprecia y siempre lo compara con Ramiro. Enfurece cuando el pordiosero le hace saber que el doctor jamás se fijará en ella pues está enamorado de Paloma, a la que el médico propone que sea la enfermera de Maria Clara y así abandone la vida en las calles y las torturas de Aurelia, quien está dispuesta a vendérsela al vielo Clarivel Buendía, dueño de la vecindad en la que viven. La bella muchacha no sabe qué decisión tomar y el latas y Barquillo le aconsejan que acepte, tomando ella la decisión cuando Aurelia la entrega al viejo dueño de la vecindad, quien intenta abusar de ella por lo que Paloma escapa y al llegar a la clínica suplica a Ramiro que la ayude. Es entonces que él la presenta con Jorge, quien a su vez la lleva con Alejandro, quien le ofrece una buena suma de dinero a cambio de que se encargue de hacer feliz a su mujer y la cuide. Paloma acepta y cuando se marcha de la oficina del hombre éste y Jaime ríen cruemente pues el plan de Alejandro es deshacerse de su mujer para apoderarse de su dinero e inculpar a Paloma, quien se vuelve a cruzar con Iñaki, mismo que hace saber a su gran amigo Bardo lo mucho que esa chica le gusta.

Fidelia y Leopoldo, empleados de la mansión Aresti, conocen los secretos de la familia y aunque ella siempre ha estado del lado de Maria Clara, no así el mayordomo, quien se ha unido a Alejandro para ganar mucho dinero y comienza a ayudarlo poniendo pequeñas dosis de veneno en los alimentos de la millonaria, para matarla lentamente.

Paloma vuelve a sufrir maltratos e insultos por parte de Aurelia y Mireya, a quienes les dice que jamás la volverán a ver. Aparece Ramiro para defenderla y deja claro a las mujeres que Paloma tendrá la vida que merece de ahora en adelante, dejando claro que jamás se dedicó a la vida galante y que por las noches no hizo más que estudiar enfermería y dedicarse a hacer guardia en la clínica en la que él trabaja. Aurelia maldice a la muchacha por haberse gastado el dinero que debía entregarle en estudios y la corre de su casa. Ramiro se la lleva a la mansión Aristegui, donde es presentada con Maria Clara, quien asegura que la muchacha es su hija. Confundida, Paloma no sabe cómo reaccionar y llena de temor habla con Alejandro, quien le cuenta de la hija perdida de la mujer. Paloma decide renunciar al trato que hicieron pero Iñaki le suplica que se quede y entienda la desesperación de Maria Clara, a quien Alejandro deja claro que Paloma no es su hija y solo le hará compañía pero la mujer insiste en que esa muchacha es la hija que perdió. Esta situación da una nueva idea a Alejandro para hacer pasar por loca a su mujer, sin embargo tras hablar con Leopoldo y Jaime cree que lo mejor que pueden hacer es matarla para que él se apodere de su dinero.

Ramiro hace saber a Mireya donde se encuentra Paloma y esta se lo dice a Aurelia, quien cree que pueden sacar ventaja de la situación de la muchacha, a la que visita en la mansión Aristegui, donde es tratada con desdén por Leopoldo. Allí Aurelia exige a Paloma que robe para que le de dinero a ella y la muchacha se resiste por lo que la mujer la maltrata físicamente, siendo descubiertas por Iñaki, quien defiende a la muchacha y pone a Aurelia en su lugar, asustándola con enviarla a la cárcel por dedicarse a abusar de menores de edad. Aurelia entonces acude a hablar con Alejandro, al que amenaza, pero este la echa y asegura que no permitirá que la mujer se interponga en sus planes. La malvada Aurelia luego tiene un altercado con Clarivel, ante el cual lleva a Mireya, obligándola a que se entregue a él, sin embargo la muchacha se resiste y el viejo abusa de ella por lo que llena de rabia y dolor ella lo asesina enterrándole un puñal, mientras que la casa de Aurelia es incendiada mientras ella duerme, quedando atrapada en el fuego hasta calcinarse. Cuando Paloma se entera de esto sufre irremediablemente y se refugia en los brazos de Iñaki, despertando los celos de Ramiro, a quien Mireya le hace saber que Paloma nunca será para él. En pleno velorio aparece la policía para detener a Mireya por el asesinato de Clarivel. Paloma pide a Iñaki que como abogado la ayude y éste lo hace pues la muchacha actuó en defensa propia víctima de una violación, sin embargo Mireya es condenada a pasar unos años en prisión.

Paloma cuenta a Maria Clara como fue su vida y le muestra una foto de Aurelia por lo que la mujer tiene un recuerdo: Aurelia se presentó en su casa hace muchos años para trabajar como lavandera y justo desapareció luego de que su hija le fue robada. Ha descubierto que Paloma es su hija pero teme a revelárselo por lo que solo se lo dice a Fidelia.

Paloma e Iñaki comienzan un romance en secreto y Ramiro siente celos por lo que pide a la mucacha que abandne la mansión Aristegui pero esta se ha encariñado con la familia y desiste.

Leopoldo sigue envenenando a Maria Clara, quien repentnamente enferma gravemente por lo que Paloma pide ayuda a Ramiro pero Alejndro impide que el médico examine a su mujer y en complicidad con Jaime llama a un falso doctor que asegura a la mujer que se encuentra fuera de peligro. Ella suplica a Paloma que nunca se separe de ella y cuando accidentalmente escucha a Alejandro hablar con Jaime sobre sus planes de apoderarse de su fortuna suplica a Iñaki que en secreto la lleve a ver a Gustavo Risquet, su licenciado, al que revela querer hacer cambios en su testamento.

Fidelia descubre que Leopoldo está envenenando a Maria Clara por lo que le reclama y éste la silencia al inyectarle una fuerte cantidad de veneno. Habla con Alejandro de lo ocurrido y se encargan de llevarla a un crematorio clandestino, donde la calcinan y la desaparecen para luego hacer creer a los demás que la mujer simplemente se fue, mal agradecida. Es por ello que Paloma se hace responsable de los alimentos de Maria Clara, quien pronto empeora anímicamente y con llanto pide a Alejandro que le diga porqué la utilizó para apoderarse de sus empresas y fortuna. Él le confiesa que siempre luchó para que ella no encontrara a su hija y lo logró por lo que en cuanto ella muera la bastarda que hace años tuvo no gozará de su fortuna, de la que él se apoderará. La mujer muere llenando de dolor a Gaviota e Iñaki, quienes se consuelan el uno al otro a pesar que Alejandro exige a su hijo que termine toda amistad con la muchacha, a quien Ramiro acude para darle el pesame en el funeral, donde se presenta la policía para decirle a Alejandro que su esposa fue envenenada. Éste habla con sus secuaces y entre todos acusan a Paoloma, quien es detenida por homicidio. Iñaki está dispuesto a defenderla a pesar de que su padre se lo impide. La situación de Paloma termina de hundirla cuando entre sus cosas son descubiertos frascos del mortal veneno por el que Maria Clara murió. Ella, con llanto, jura a Iñaki que es inocente y que le han tendido una trampa por lo que el joven abogado coienza a cuestionarse si su padre se encontrará detrás de todo. Lo enfrenta y le asegura que Paloma es inocente y lo demostrará sin importrle a quién tenga que desenmascarar para demostrar la inocencia de la muchacha. El malvado Alejandro se siente amenzado y jura que no se tentará el corazón para matar a su propio hijo si éste decide interferir en su camino. Contacta a Jorge y le exige que haga algo para que Paloma sufra un accidente dentro de la cárcel y muera.

Ramiro les cuenta al Latas y Barquillo de lo sucedido a Paloma y estos de inmediato comienzan una colecta para ayudar a su amiga. Acuden con muchos vecinos a manifestarse fuera del juzgado alegando que la muchacha es inocente. Sin embargo Paloma es procesada y se sorprende cuando dentr de la cárcel se encuentra cara a cara con Mireya, quien se burla de ella y le da una fatal bienvenida en los baños, golpeándola. De pronto aparece Yolanda, una mujer que la defiende y pone a Mireya en su lugar. Mireya asegura a la mujer que Paloma es mala y solo se ha cobrado una deuda pendiente mas la imponente Yolanda asegura que cualquiera que se meta con la nueva se meterá con ella. Escucha su historia y después le confiesa que ella está encerrada por un caso similar al de ella.

MAYO 2010. Alejandro toma posesión de las empresas y mansión de Maria Clara, decepcionando a Iñaki, el cual lamenta conocerlo tal como es realmente mientras que el ambicioso hombre da una fuerte recompensa a Leopoldo y Jaime por su ayuda incondicional. Estos aseguran que lo ayudarán hasta el final y a hundir a Paloma en la cárcel para que nunca salga de ese lugar.

Ramiro asegura a Iñaki que Paloma es inocente y le hace ver que quizás alguien en la mansión Aristegui tenía motivos para matar a Maria Clara e inculpar a la muchacha. Iñaki se atormenta negándose a aceptar que sea su padre el responsable de todo. Pronto acude al licenciado Risques, quien lee el testamento de la difunta sorprendiendo a Alejandro al escuchar que toda su fortuna ha sido heredada a su única hija, Paloma. Alejandro se niega a aceptarlo y pronto Iñaki se moviliza para que a la muchacha se le hagan estudios necesarios comprobándose así que ella es hija legítima de Maria Clara. Tras esto, Gustavo visita a la muchacha y le hace saber que es millonaria y fue en realidad hija de Maria Clara Aristegui. La sufrida Paloma se niega a recibir la herencia y también recibe una viista de Alejandro, quien le pide que le firme una carta poder para que se haga cargo de todo lo que le pertenece pero ella no lo hace, aconsejada tanto por Gustavo como por Iñaki.

Mireya insiste en hacer imposible la estancia de Paloma en la cárcel por lo que la molesta y provoca en cada oportunidad que tiene, enfrentándose así a Yolanda, quien le pone una buena golpiza por lo que ambas son castigadas. Luego de esto a Yolanda se le avisa que pronto quedará en libertad, causando esto preocupación a Paloma pues sabe que Mireya la acecha para hacerla sufrir. El día de su salida, Yolanda pide a Paloma que luche y no e deje por lo que ante las agresiones de Mireya comienza a responder.

Alejandro no perdona la ineficiencia de Jaime, al que culpa de haberlo arruinado. Lo asesina a sangre fría con una pistola que deja en una maceta al salir de la casa de su víctima para entonces llamar a Leopoldo y pedirle que se encargue de silenciar al hombre, quien desea traicionarlos. Leopoldo sale a casa de Jaime sin sospechar que se trata de una tramp y toma la pistola con sus propias manos, sorprendiéndose al encontrar el cadaver, mientras que Alejandro se las ingenia para poner frascos de veneno en las maletas de su mayordomo, el cual es sorprendido por la policía y arrestado. Leopoldo se comunica con Alejandro, al que jura que si no lo saca de la situación en que lo metió, lo hundirá. Pero es Alejandro quien lo hunde a él ya que muestra a Iñaki los frascos de veneno en las maletas de Leopoldo por lo que el joven abogado acusa al mayordomo de haber sido el responsable de la muerte de Maria Clara. Leopoldo insiste en acusar a Alejandro pero no tiene manera de comprobar que es culpable y es sentenciado a muchos años en prisión, mientras que Paloma es liberada de inmediato, refugiándose en Gustavo y rechazando el amor de Iñaki, al que revela estar segura de que Leopoldo dijo la verdad y creer culpable a Alejandro, quien los ha utlizado a todos. Esto hace que entre padre e hijo surja una rivalidad y se separen, mientras que al hombre el mundo se le viene encima cuando Paloma se presenta a tomar posesión de todo lo que le pertenece y lo echa tnto de su casa como de las empresas, apoyada por Gustavo, quien le promete que la ayudará a salir adelante. Comienzan por buscar a Yolanda, a quien al parecer se ha tragado la tierra pues no logran localizarla en ningun sitio. Pronto Paloma recorre las calles en compañía de su licenciado y a lo lejos ve al Latas y a Barquillo. Llora y revela a Gustavo que utilizará su fortuna para apoyar a los jóvenes que viven en las calles.

Pasan tres años y Paloma se ha convertido en una gran empresaria que ha sido apoyada tanto por Gustavo como por Ramiro, quienes se conviertieronen rivales por el amor de la muchacha, misma que no ha podido arrancar de su corazón a Iñaki Diaz Ceballos, quien mantiene una relación tormentosa con Soraya Lapuente, una muchacha vanidosa y posesiva que no desea otra cosa más que tenerlo a sus pies en complicidad con Alejandro, quien está casado con la tía de ella, Evelyn, una sensual mujer enloquecida por la pasión de su hombre, quien ha sabido manejarla a su antojo para salirse con la suya.

Paloma sigue sin encontrar a Yolanda, quien vueta una alcoholica deambula por las calles, donde vive de limosnas y compasión de algunas personas, haciéndose llamar “La llorona”, quien adopta al Latas y a Barquillo como los hijos que perdió en el pasado. Les cuenta que conoció a Paloma y ellos aseguran conocerla también mas no verla desde hace muchos años, cuando fue a dar a la cárcel. No sospechan que es Paloma la persona que mensualmente les manda despensa y cada fin de año les prepara una fiesta navideña en el barrio.

Iñaki y Paloma se cruzan en un restaurante y él intenta hablar con ella despertando los celos de Gustavo y Soraya, sus acompañantes. Paloma se resiste a hablar con él pero el hombre la sorprende a solas y le revela que no ha podido olvidarla. La besa apasionadamente y ella lo abofetea para luego irse con su acompañante mientras que Soraya hace una escena de celos a su prometido.

Mireya vive amargada dentro del reclusorio, con la única esperanza de escapar un día para vengarse de Paloma, a la que odia por la suerte que siempre ha tenido y haberle robado el amor de Ramiro, quien ahora es subdirector de la clínica en que comenzó trabajando y conoce accidentalmente a Soraya, quien se apasiona con la sensualidad del médico y coquetea con él, seduciéndolo.

Iñaki cuenta a su amigo David que después de muchos años se reencontró con Paloma y desea recuperarla. David le aconseja que se olvide de ella y siga con sus planes de casarse con Soraya mas Iñaki no ama a la muchacha.

Paloma camina por las calles y es reconocida por Yolanda, a la que la muchacha asegura no conocer, tratándola con desdén. Gustavo, quien está presente, después le dice que esa mujer no era otra que Yolanda Rivas, la mujer a la que buscó por años. Paloma entonces se siente terriblemente mal y decide cometer una hazaña: Disfrazarse de pordiosera como en sus ayeres y lanzarse a las calles a buscar a sus amigos, con lo que se reencuentra, abrazando fuertemente a Yolanda, a la que pide que deje atrás el alcohol pues ella la ayudará a encontrar a los hijos que le arrebataron en el pasado.

Gustavo descubre que Alejandro es adicto a las apuestas por lo que Paloma, decidida a vengarse del hombre y ante el conocimiento de Yolanda en la administración, decide llevar a cabo la venganza del asesinato de su madre y su estancia en la cárcel por lo que monta una casa de juegos de la que Yolanda es aparentemente responsable. Pronto se presenta el malvado Alejandro para apostar y se le extiende un crédito.

Evelyn aconseja a Soraya que se embarace de Iñaki para poder retenerlo ya que este se ha empeñado en buscar incansablemente a Paloma para pedirle que regrese con él, enfrentándose por esto a Gustavo y Ramiro, quienes también desean el amor de la mujer, misma que los rechaza a los tres y se concentra en seducir a Alejandro, dispuesta a destruirlo.

Soraya advierte a su tía que debe cuidarse de Alejandro, quien no es más que un vividor que se aprovecha de su gran situación económica. Las mujeres discuten pues Evelyn está convencida de que el hombre la ama. Abofetea a Soraya cuando esta le dice que el hombre fue capaz de matar a su segunda mujer para quedarse con su herencia.

Gustavo descubre que Oscar y Ernesto Rivas, los hijos de Yolanda, no son otros que el latas y Barquillo, quienes incluso ignoran que sean hermanos ya que crecieron en la calle. El licenciado le revela esto a Paloma, quien se estremece y cree que es mejor preparrlos a todos por lo que acude a sus amigos y les ofrece trabajar para ella y abandonar las calles. Ellos aceptan y ella les pone como condición para un buen sueldo estudiar por las noches tal como ella lo hizo. Cuando Ramiro se entera de esto acude a la muchacha para preguntarle porqué ha decidido ayudar tanto a sus viejos amigos y ella le revela la verdad. Él vuelve a hablarle de sus sentimientos y la besa. Aparece Iñaki, quien acusa a Paloma de ser una cuaquiera por lo que pelea a golpes con Ramiro, quien lo vence y le exige que se olvide de la muchacha pero Iñaki no da su brazo a torcer y sorprende a Paloma con una serenata a la que ella responde aconsejada por Yolanda, por lo que habla con el abogado y le hace saber que ellos no pueden estar juntos porque ella no descansará hasta comprobar que fue Alejandro el responsable de la muerte de su madre y hundirlo. Iñaki le promete que si su padre es culpable él mismo la ayudará a refundirlo en la calle.

Evelyn reprocha a Alejandro su vicio por el juego, mismo que poco a poco lo llevará a la ruina si no se detiene. Él intenta calmarla con caricias pero esta vez la mujer lo rechaza por lo que él se violenta, asuatándola. La mujer más tarde revela a Soraya estar preocupada pero no querer separarse del hombre, pues con nadie más podrá tener la pasión que tiene a su lado. Soraya por su parte se entretiene con Ramiro, quien le cuenta del amor que siente por Paloma, a quien Soraya comienza a detestar pues sus dos hombres están locos por ella.

Leopoldo recibe en la cárcel a Gustavo, quien le hace preguntas sobre Alejandro. Leopoldo no revela nada y se comunca con el hombre para amenazarlo con hablar todo lo que sabe si no lo saca pronto de la cárcel. Alejandro sin embargo se las ingenia para acechar a Gustavo y citarlo en un puente peatonal, haciendose pasar por alguien que asegura tener pruebas para hundirlo. Gustavo acude solo para encontrar la muerte pues Alejandro lo arroja al vacío para luego presentarse en la casa de juego y pedir a Yolanda que le abra un crédito mucho más grande por lo que la mujer le pide a cambio las escrituras de muchas de sus propiedades, mismas que el hombre, tras alcoholizarse, le entrega, firmando un documento.

Paloma no se repone a la muerte de Gustavo e Iñaki le jura que él continuará con la labor del hombre y no descansará hasta dar con la verdad. Busca a Soraya y la encuentra teniendo relaciones intimas con Ramiro, al que acusa de ser un canalla que promete amor a Paloma para defraudarla con otra mujer. Soraya enfrenta a su prometido, quien da por terminado su compromiso y deja claro a los dos que se casará con Paloma.

Alejandro estalla al enterarse que su hijo está decidido a ayudar a Paloma y le prohíbe que lo haga, intimidándose cuando Iñaki le pregunta a qué le teme y lo reta a enfrentarse a la verdad y que se descubra que él fue el responsable de la muerte de Maria Clara. Cundo el malvado Alejandro se entera de que su hijo hablará con Leopoldo, se le adelanta para prometer a su antiguo mayordomo una fuerte fortuna a cambio de que mienta a su hijo. Leopoldo lo hace así, sin embargo escribe una carta pues teme a que Alejandro lo vuelva a traicionar y no se equivoca pues este paga para que asesinen a su ex cómplice, al que unos reos apualan en su celda.

Ramiro confiesa a Paloma que tiene relaciones con Soraya pero la ama a ella. La muchacha o rechaza y le pide que luche por ser feliz al lado de alguien más pues ella solamente amará a su amado Iñaki.

Soraya tambien cuenta a Evelyn de su aventura con el médico. La tía abofetea a su sobrina y la acusa de ser una estúpida pues Iñaki es un abogdo prominente que poco a poco se está haciendo de un gran fortuna. Soraya sin embargo siente al lado de Ramiro la pasión que jamás sintió con Iñaki, por lo que pide a Evelyn que la entienda pues las dos son presas de sus bajas pasiones.

David se presenta ante Mireya para ayudarla con su caso y así salga lo más pronto de la cárcel. Ella no tiene dinero y él le asegura que alguien más pagará sus honorarios. Al saber que la que pagará es Paloma, la muchacha se niega a recibir la ayuda y en soledad medita sobre si su enemiga es en verdad mala como ella creció creyndo gracias a Aurelia o si en el fondo también es una víctima del destino.

Yolanda ha sabido hacer muy bien su trabajo por lo que ahora todas las propiedades de Alejandro Diaz Ceballos estpan en juego. Prohíbe el crédito al hombre, quien insiste en jugar y apostar pero no tiene con qué conseguir un crédito. Yolanda le hace saber que se encuentra atrapado y él le suplica que como dueña tenga piedad de él. La mujer le hace saber que ella no es dueña de nada, sino una mediadora. Acompañada por el Latas y Barquillo acompañan al hombre hasta la oficina de la verdadera dueña. Alejandro se estremece al ver frente a él a Paloma, quien le asegura que si no le paga lo que le debe lo dejará en la calle. El hombre suplica a Evelyn que lo ayude pero ella se niega rotundamente por lo que la golpea al punto que Soraya y Ramiro intervienen para detenerlo. Desesperado, el hombre acude a Iñaki y le pide que utilice el amor que Paloma siente por él para obligarla a que le devuelva lo que le pertenece. Iñaki se niega rotundamente y luego reclama a su amada el vengarse de su padre dejandolo en la calle. Paloma le asegura que eso es lo mejos que Alejandro se merece porque además de ser un alcoholico y un ladrón, es un asesino.

Evelyn decide abandonar a Alejandro, quien la descubre y la ahorca con sus propias manos, acusándola de ser una traidora y revelando que será él quien goce de su fortuna. Luego acude a enterrar el cuerpo a un cementerio, sin que nadie lo descubra para darse un baño y recibir a Soraya, a la que fingiendo le exige que le diga en donde está Evelyn pues no permitirá que lo abandone. Soraya se preocupa ante la desaparición de su tía y revela al hombre tener al menos la satisfacción de que tuvo el valor de abandonarlo. Alejandro le jura que encontrará a la mujer y la hará pagar por su traición. Soraya se marcha y se encuentra con Ramiro, al que revela estar convencida de que Alejandro se encuentra detrás de la desaparición de su tía.

Oscar y Ernesto descubren que son hermanos y lamentan que Gustavo esté muerto pues no pueden agradecerle el que haya investigado su origen. Cuentn esto a Yolanda, a quien Paloma le hace saber que es verdad y que esos muchachos, al igal que ella, fueron robados para ser utilizados y puestos a trabajar en las calles. Les dice a los muchachos que también ha encontrado a su verdadera familia y cuandoe stos piden que les digan donde están sus padres ella les señala a Yolanda, a la que revela que el latas y Barquillo son los hijos que le arrebataron hace tantos años. Madre e hijos se estremecen y lloran abrazados al reencontrarse luego de muchos años separados. Yolanda agradece a Paloma el ser tan buena y manda agradecimientos a Gustavo, donde quiera que se encuentre.

David y Mireya se hcen amigos y ella acepta la ayuda de Paloma, quien la visita en la cárcel para contarle que encontró a los hijos de Yolanda y a la madre del latas y Barquillo y que también la ayudará a ella a buscar a su familia pues tiene derecho a ser feliz como todos los nños robados que deambulan en las calles y son vilmente utilizados por malhechores como Aurelia. Mitreya siente felicidad y arrepentida pide perdón a Paloma, quien le propone que sean amigas. Cuando Paloma se va, David confiesa sus sentimientos a Mireya y le pide que sea su novia. Ella aceptaa y se dan un fuerte beso de amor.

Iñaki recibe una carta que Leopoldo escribió antes de morir, misma en la que el mayordomo hace responsable a Alejandro de las muertes de Maria Clara y Jaime, así como de la suya. Lleno de rabia y dolor, el hombre se desahoga y busca a Paloma para decirle que ella siempre tuvo razón, motrándole la carta. Paloma desea llamar a la policía de inmediato y hacer que Alejandro pague por sus crimenes pero Iñaki considera que deben hacerlo a la manera del hombre y darle golpes bajos por lo que buscan al hombre y le exigen que pague todo cuanto debe a Paloma o se irá a la cárcel.

Alejandro teme a perderlo todo y atenta contra la vida de Paloma, dispuesto a matarla. Ella es defendida por Iñaki, quien entrega a su propio padre ante las autoridades. Aejandro se niega a declararse culpable de sus crímenes y maldice a su hijo por haberle dado la espalda. Es condenado a cadena perpetua y ante ello decide suicidarse colgándose en su celda.

Tiempo después David da a Mireya la noticia de que le han reducido la condena y pronto saldrá de a cárcel para que puedan casarse y estar juntos.

Paloma cede a Yolanda y sus hijos el casino para que lo trabajen y se ayuden, saliendo adelante en familia y ellos se lo agradecen haciéndole una fiesta en la que Iñaki le pide que se case con él. Paloma acepta.

Ramiro y Soraya viven su amor y deciden comprometerse, compartiendo su felicidad con Paloma e Iñaki, quienes se casan en una preciosa ceremonia religiosa en la que sellan su amor con un fuerte beso que el novio da a su Paloma Querida.


Fin









© PALOMA QUERIDA DR. 2010
Es un obr protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1995 (P) 2010